El telón de fondo de la trata humana

el-telon-de-fondo-de-la-trata-humana

El telón de fondo de la trata humana

Por César A. Rey Hernández

Nuestro país vive momentos difíciles. Los signos de nuestra sociedad revelan un estado de deterioro en la calidad de vida de los ciudadanos y un empobrecimiento cada vez mayor que incide, principalmente, en el bienestar de nuestros niños, adolescentes y jóvenes.

Hoy día los niveles de inequidad social de Puerto Rico se equiparan a los que tuvimos a principios de la década de 1950, un hecho que nos coloca como el segundo país con mayor margen de desigualdad en América Latina. Las señas de esa desigualdad se cristalizan en la violencia desproporcionada que se vive a diario en nuestras calles, al punto que las cifras oficiales de homicidio en la isla son comparables a las que informan algunos países de África Central y supera las de Tanzania. A esto se suma el alza en el número de estudiantes que abandonan la escuela sin terminar su cuarto año y la inserción de una población menor de edad en la economía subterránea vinculada al mercado ilegal de drogas.

En ese contexto, los niños, adolescentes y jóvenes son quienes más sufren los estragos del desequilibrio social y, en muchos casos, terminan atrapados como víctimas del negocio de la trata humana, una amenaza social considerada como la esclavitud del siglo 21 y que se presenta como la segunda actividad de crimen organizado más lucrativa del mundo.

En Puerto Rico hay trata humana. Desde el 2007, y como resultado de nuestras investigaciones, hemos documentado centenares de casos de este flagelo moderno que han servido de base para la creación de programas comunitarios, campañas de sensibilización, alianzas entre organizaciones y formulación de política pública.

Gracias a esa labor investigativa, realizada por encomienda de la Fundación Ricky Martin, con el auspicio de la Universidad de Puerto Rico y un grupo de estudiantes investigadores, hemos logrado visibilizar este crimen al ofrecer datos empíricos que develan cómo, dónde y en qué circunstancias ocurre la trata humana en nuestra isla. Estas investigaciones, a su vez, son importantes para asegurar una prevención, protección y asistencia adecuada a las víctimas de la trata y el enjuiciamiento de los criminales, tal y como establece la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y los Crímenes.

Uno de los primeros casos a los que nos enfrentamos durante nuestras investigaciones fue el de una joven que confesó haber sido víctima de explotación sexual. Su testimonio desenmascaró una realidad que vivía oculta en la discusión pública. Con tan solo 14 años de edad, esa joven fue enviada por su madre a Estados Unidos para recibir tratamiento médico. La situación económica de su familia era tan precaria que, para atender su condición de salud, tuvo que mudarse con una tía con la esperanza de obtener un seguro médico. A cambio, fue obligada a prostituirse con amigos de su tía.

Ese es un caso entre los cientos que hemos identificado que han ocurrido en el Puerto Rico moderno, donde los hallazgos evidencian crímenes de trata humana desde, al menos, la década de 1960, en particular en casos de explotación de menores.

En estos días de febrero, cuando celebramos por segundo año consecutivo el “Mes de Sensibilización”, es importante que se desarrollen más investigaciones sobre el tema de la trata humana. Es urgente que miremos nuestro país desde una perspectiva más humanista y científica que nos permita encontrar soluciones para atajar este mal social.

Las universidades, el sistema de educación público y privado, el gobierno, el sector privado y las organizaciones del tercer sector tenemos una gran responsabilidad con el presente y futuro de nuestros niños, adolescentes y jóvenes.

Enlace:
http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/eltelondefondodelatratahumana-columna-2293741/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*